Cómo poner la mesa de estudios en el dormitorio

En los dormitorios infantiles a partir de la edad escolar conviene situar en la misma habitación una zona de estudio que debe constar esencialmente de una mesa y de una silla. La situación dentro del dormitorio de esta zona, puede ser muy variada ya que depende no sólo de los muebles sino de la posición que ocupan puertas y ventanas. Lo más importante a tener en cuenta es la buena iluminación de a mesa.

Consejos para poner la mesa de estudios en el dormitorio

La luz debe proceder de la izquierda o bien de frente, para que la propia mano no haga sombra sobre lo que se escribe. Pero no siempre puede ser así; a menudo las mesas se sitúan en un rincón sin luz o formando parte de un mueble que lleva estanterías y armarios.

En este caso el niño, que trabajará con luz artificial, deberá disponer de una buena lámpara que ilumina ampliamente la mesa. A modo de ejemplo y sugerencia presentamos varios modelos de distintos estilos y posiciones variadas tanto de la cama como de esta zona tan necesaria para el trabajo escolar.

En la primera foto, la mesa se ha situado esquinada cerca del balcón y consiste en un mueble lacado en blanco con dos cajones para los enseres necesarios. Dos estantes son un auxiliar, insuficiente a nuestro modo de ver, del escritorio.

Como los armarios, cuyas puertas son de laminado clásico, están empotrados en la pared; la cama se ha podido situar más o menos centrada y sobraba espacio para instalar una butaca de mimbre con la silla. La habitación resulta muy juvenil por sus tonos claros y muebles ligeros. Las cortinas arrollables contribuyen a dar este tono ligero a la habitación.

En el segundo caso la falta de armarios de pared en el dormitorio ha permitido situarlos a conveniencia. Estos armarios se prolongan en unos estantes y una mesa de estudio que continúa sobre un mueble con cajones encima del cual se ha colocado un cuadro. La mesa, que recibe la luz por la izquierda aunque con algo de sombra debido al armario, dispone de una buena lámpara para trabajar con luz artificial.

La cama y la mesita de noche en el mismo estilo dan a la pieza un carácter muy unitario. La madera natural en tono rosado combina con el rosa de la butaca y el dibujo de la colcha. El gris de la alfombra y la gran claridad del balcón dan luminosidad a la pieza.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*