Todo lo que debes saber sobre la vasectomía

La vasectomía es un método anticonceptivo permanente y eficaz para los hombres. Durante el procedimiento, se corta y sella el conducto deferente, el tubo que transporta los espermatozoides desde los testículos. Esto impide que los espermatozoides lleguen al semen para que, al eyacular, no puedan embarazar a la mujer.

El procedimiento suele durar 20-30 minutos y es seguro con pocos efectos secundarios. Por lo general, en un par de días, te sientes mejor y vuelves a tu rutina normal.

Tipos de vasectomías

Los dos tipos más comunes incluyen:

  • La vasectomía convencional. Durante este método más tradicional, se hacen pequeños cortes a cada lado del escroto para llegar a los conductos deferentes, que se cortan, atan o sujetan con un clip de metal.
  • Vasectomía sin bisturí. Este nuevo y más moderno método se hace a través de un pequeño agujero en la piel. Se utiliza una herramienta para estirar suavemente la abertura de la piel para que se pueda llegar al conducto deferente. Como no se hacen cortes, hay poco sangrado. Se cura rápidamente con poca o ninguna cicatriz.

Desenmascarar los mitos sobre la vasectomía

Es normal tener preguntas y preocupaciones sobre la vasectomía, pero a veces los mitos sobre el procedimiento pueden llevar a preocupaciones infundadas. Esta es la verdad sobre las vasectomías. Una vasectomía:

  • No afectará tu desempeño sexual. Una vasectomía no afectará tu deseo sexual o tu masculinidad de ninguna otra manera que no sea la de impedirte tener un hijo. Los hombres incluso han informado de una mayor satisfacción sexual después de una vasectomía.
  • Es seguro para tus órganos sexuales. Hay muy poco riesgo de que los testículos, el pene u otras partes del sistema reproductivo se dañen durante la cirugía.
  • No aumenta el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer. Aunque en el pasado hubo algunas preocupaciones sobre la posible relación entre la vasectomía y el cáncer de testículos o de próstata, no hay ninguna relación comprobada.
  • No aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Al igual que con los temores al cáncer, no parece haber ninguna relación entre la vasectomía y los problemas cardíacos.
  • Causa un dolor menor, no severo. Es posible que sientas un pequeño dolor y tirones durante la cirugía, pero el dolor intenso es poco frecuente. Asimismo, después de la cirugía, es posible que sientas algo de dolor, pero para la mayoría de los hombres el dolor es menor y desaparece después de unos días.

¿Cómo me preparo para una vasectomía?

Es importante que compartas tu historia clínica con el médico; incluye información sobre los medicamentos (tanto los de venta con receta como los de venta libre), así como los suplementos que estés tomando. Asegúrese de informar a su médico sobre cualquier alergia a los medicamentos o cualquier problema de sangrado que tenga.

El médico le informará sobre cualquier cosa específica que deba hacer (y que sepa) para prepararse para el procedimiento. Siga las instrucciones y recomendaciones que se le expliquen durante la consulta. Use ropa interior cómoda y ajustada. Se recomienda que traiga a alguien que lo lleve a casa después del procedimiento.

¿Qué sucede durante una vasectomía?

Este procedimiento se realiza con mayor frecuencia en nuestro centro de cirugía ambulatoria. La vasectomía se realiza con anestesia local, pero también se puede usar sedantes para quienes los necesiten. Se adormecerá la zona, pero normalmente estarás despierto. El procedimiento tarda unos 20 ó 30 minutos en completarse.

Generalmente, esto es lo que sucede durante una vasectomía:

  • Se le pedirá que se quite las joyas u otros objetos que puedan estorbar durante el procedimiento.
  • Se quitará la ropa y se pondrá una bata de hospital.
  • Se le pedirá que vacíe la vejiga.
  • Se acostará boca arriba en una mesa de examen.
  • Es posible que le rasuren el escroto y lo limpien con una solución antiséptica o un jabón especial.
  • El cirujano le inyectará un medicamento adormecedor en el escroto.
  • El médico hará un pequeño corte o abertura en un lado del escroto para encontrar los conductos deferentes, que se cortarán, atarán o sujetarán con una pinza de metal. Se cierra el sitio y se aplica un vendaje. El procedimiento se repite en el otro lado del escroto para bloquear el segundo conducto deferente.
  • En muchos casos, se puede llegar a ambos conductos deferentes a través del mismo orificio.
  • En algunos casos, se pueden usar pequeños puntos de sutura o pegamento para la piel para cerrar los cortes.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*