Cómo enseñar a los hijos a manejar la frustración

Pregunta: Mi hija de 9 años se ve frustrada porque no puede realizar algunas tareas, y yo no sé cómo ayudarla. ¿A quién puedo recurrir para que ayuden a mi niña que se desanima fácilmente?

Respuesta: Las estrategias que nosotros empleamos dependen del tipo de tareas. Una tarea o proyecto que se asigna a un niño o niña debe ser de acuerdo a sus posibilidades. Otra es insistir en un proyecto que el niño ya ha comenzado.

Para el primer tipo que incluiría la tarea trabajo que se le asigna inicialmente, es necesario que la niña o niño lea y/o entienda bien las instrucciones para realizarlo. La frustración comienza cuando no se han entendido bien las instrucciones o cual va a ser el trabajo en sí.

Empiece estando segura que la niña ella entiende las direcciones. Evite decir cosas como estas: “Si tú apenas necesitas leer las instrucciones”. Algunos niños necesitan leer las instrucciones en voz alta o discutirlas con un adulto.

A menudo, yo les pido a los niños que me digan si están claras las instrucciones. Eso me permite ver donde hay confusión. Simplemente repasando a veces las instrucciones se aclara la confusión y esto los impulsa a trabajar sin mayores problemas.

Ayudar a los hijos en su frustración

Si la frustración está viniendo del trabajo en sí, usted necesitará apoyar a su niña con otro acercamiento. La confusión sobre qué materiales utilizar, qué tipo de trabajo creativo será mejor, cómo iniciar la tarea, crea en la niña expectativa que la hace sentirse insegura. Para algunos niños, las asignaciones creativas los hacen sentirse frustrados.

Digamos que la tarea que se le asignó a su hija es hacer un cartel. Ella podría estar insegura sobre el tamaño del cartel, si será mejor usar plumones, témperas o plastilina. Si las leyendas irán con letra de imprenta o debe usar la escritura cursiva. (Su frustración viene cuando ella no puede precisar cuál es su preferencia) Serenamente la revisión será a cada paso. Proporcione a su niña algunos ejemplos de trabajo similar, y tranquilícela haciéndole ver que sus ideas son buenas.

Cuando su hija se frustra con un proyecto que ella comenzó, ella está buscando el reconocimiento probablemente por su trabajo duro. Ella podría necesitar simplemente un descanso. Acérquese a ella, por ejemplo, con el pretexto de alcanzarle un vaso de jugo, y háblele sobre sus planes, lo que ella ha logrado hasta ahora y lo que ella se anticipa como el próximo paso. Si observa que la niña está cansada, insista en que deje el trabajo para más tarde, o para mañana; que las ideas creativas afloran en mentes descansadas.

Yo he encontrado que los niños que más fácilmente se frustran son los niños de más edad, los que son hijos únicos o niños que sienten una necesidad fuerte de hacer las cosas perfectamente. Pero aprendiendo a trabajar a través de las frustraciones es una habilidad que les ayudará en la vida, ya que mayores se enfrentarán a retos más difíciles y el aprender a superarlos es lo que nosotros queremos para nuestros niños.

Lo mejor que yo aprendí de enseñar es: Mientras más frustración el niño demuestre, los adultos debemos permanecer más tranquilos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*