¿Qué piensan los hijos si su mama trabaja?

Hoy en día, hay un buen número de mujeres, sobre todo las profesionales, que se sienten satisfechas con sus logros personales, pero que temen atarse a un matrimonio, por los innumerables conflictos que esto supone. En tiempo de nuestras abuelas, la mujer de clase media se dedicaba plenamente a su hogar luego del matrimonio, jamás trabajaba fuera de casa porque los expertos en educación infantil afirmaban que el trabajo de la mujer fuera de casa perjudicaba a sus hijos.

Y ese concepto de que el trabajo remunerado de la madres es malo para los hijos todavía se utiliza en nuestros países latinos, como método de manipulación sicológica para forzar a la mujer a abstenerse de iniciar o continuar carrera si se casa y quiere hijos. Y también sirve para que el hombre asuma sólo las obligaciones económicas, más no las responsabilidades del hogar.

Cuando los hijos perciben el ambiente de censura hacia la madre que trabaja, puede provocar en ellos dudas hacia el sentimiento de amor de su madre, originando desconfianza y rechazo. La familia feliz no es necesariamente aquella en que la madre se halla en casa en todo momento, sino aquélla en que se comparte amor y comprensión.

ALGUNAS REFLEXIONES QUE TE AYUDARÁN:

La mayoría de veces, las madres sufren sentimientos de culpa sin razón. Está visto que los niños que resuelven un sinnúmero de problemas diarios por sí mismos logran independencia y elevada autoestima. Si tu hijo tiene un comportamiento normal cuando sales a trabajar es que se siente bien con la persona que hace tus veces cuando no estás con él. Recuerda lo bueno que es para su formación esforzarse por sí solo para conseguir lo que quiere.

Las familias en que no se discute el derecho de la madre a salir a trabajar se benefician. Los hijos se hacen más sanos física y mentalmente que los hogares donde la madre permanece en casa. Está visto que una madre satisfecha de sí misma, autorrealizada, ejerce una influencia muy positiva en sus hijos.

Cuando la madre trabaja, toda la familia se beneficia económicamente, y las hijas se benefician mucho más

Esta visto que una madre exitosa en el trabajo, desarrolla grandes beneficios en sus hijas mujeres sobre todo, éstas adquieren más confianza en sí mismas, se interesan constantemente por superarse, manifiestan admiración por sus madres, se muestran más justas al juzgar a otras mujeres y forman relaciones relativamente igualitarias con los hombres.

Los bebés no enferman ni física ni mentalmente porque su mamá salga a trabajar. Análisis psíquicos y médicos no revelan grandes diferencias ni en el carácter ni en la capacidad intelectual ni en la salud entre los niños cuidados todo el tiempo por la madre y aquellos que quedan al cuidado de personas responsables mientras ella trabaja.

Los abusos contra la niñez no empezaron cuando la mujer madre salió a trabajar. Abusos contra los niños siempre han existido. Pero tampoco puede negarse que, aunque en las guarderías infantiles y otros lugares donde se concentran varios niños a veces hay abusos contra ellos, ya sea por parte de otros niños o de algún empleado.

Sin embargo, todos los estudios que se han efectuado sobre el tema en diversos países demuestran que los abusos más frecuentes y más graves no se cometen en esos lugares, relativamente públicos, sino en la intimidad de los hogares. Una madre descontenta de la vida que lleva puede afectar psicológica y hasta físicamente a sus hijos.

No hay niñeras perfectas pero sí aceptables

Muchas veces la madre que busca una persona que la reemplace mientras ella está fuera, es tan obsesiva que a todas les encuentra imperfecciones. Por supuesto que nadie mejor que la madre para entender a su hijo, pero hay que ser realistas. La mejor niñera puede ser una persona con cierto grado de cultura, que tenga relativa experiencia en criar niños, buen carácter y con buenas referencias.

La edad no es un factor determinante, hay muchachas de 15 años que pueden ser muy buenas para cuidar niños. Hay que tener en cuenta también la intuición del niño. Si éste no simpatiza con la niñera, por más recomendaciones que tengamos de ella, no conviene para dejarla con su hijo; aunque puede ser que luego de los primeros contactos con ella, lleguen a comprenderse de maravilla. La observación al respecto es importante.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*